La colección de Música Antigua del CSIC presenta su cuarto disco

Se acaba de presentar "Joan Pau Pujol (1570-1626). Música para el Corpus (LAU 007), un nuevo disco de la colección Música Poética del CSIC, fruto del trabajo del Departamento de Musicología de la Institución Milá y Fontanals (CSIC) y el grupo La Grande Chapelle, dirigido por Albert Recasens, y el grupo vocal Schola Antiqua, dirigido por Juan Carlos Asensio.

 

portada lau007La grabación, dirigida por Albert Recasens, recupera en su mayor parte música inédita: es "una reconstrucción de la procesión del Corpus en Barcelona, en el siglo XVII", explica Mariano Lambea, investigador del CSIC en la Institución Milá y Fontanals, en Barcelona. Para ello se ha recuperado piezas religiosas y y villancicos de Joan Pau Pujol ((1570-1626), uno de los grandes compositores catalanes de principios del Barroco, a partir de partituras que se conservan en la Biblioteca de Catalunya.

La recuperación de este patrimonio musical ha sido posible con la colaboración de la Fundación Caixa Catalunya, que ha patrocinado la grabación, y de la Biblioteca de Catalunya, que ha facilitado el acceso a las partituras.

También se ha contado con el apoyo del Departamento de Publicaciones del CSIC, y de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Este es un ejemplo de trabajo de recuperación de patrimonio musical que trata de rescatar del olvido las numerosas obras que se encuentran en bibliotecas y archivos de toda España. Es un trabajo que muchas veces no se realiza por "falta de oportunidades o de medios", apunta Lambea, quien ha estudiado durante años la música de Joan Pau Pujol.

 

Cuatro discos y un premio internacional

La historia de esta colección se incia cuando, hace unos años, los investigadores del departamento de musicología coincidieron con el músico Angel Recasens, de origen español afincado en Bélgica y director del grupo La Grand Chapelle. El encuentro se tradujo en una colaboración constante y, algo más tarde, el lanzamiento de "Música Poética", la colección discográfica de música antigua del CSIC.

Ya llevan cuatro discos, uno de ellos ("El gran Burlador. Música para el mito de don Juan") galardonado con el Orphée d'or 2008 "Grandes Voix Humaines" Henry Jacqueton, premio internacional otorgado por la Académie du Disque Lyrique de Francia como reconocimiento a grabaciones y músicos excepcionales en el ámbito de la lírica. "El Gran Burlador" fue además, la última grabación dirigida por Àngel Recasens, que falleció en 2007, y que ha sido relevado por Albert Recasens al frente de La Gran Chapelle.

Ejemplo de transferencia de conocimiento

Esta colección ha supuesto un gran paso al permitir que el patrimonio musical recuperado, que se venia publicando en partituras, llegara finalmente al gran público. Pero también acerca la literatura y la cultura del barroco, ya que en los discos "El gran Burlador. Música para el mito de don Juan", "El Quijote" y "El vuelo de Ícaro", se recupera música barroca para acompañar los textos coetáneos de Tirso de Molina, Cervantes y, en el caso de "El vuelo...", de poetas como Góngora, Lope de Vega, Juan de la Carrera o el conde de Villamediana.

Es decir, como se trata de ilustrar una obra literaria, lo que se hace es tomar la música de la época y adaptar la melodía a una nueva letra, en este caso los textos de la obra literaria. Esta es, por lo demás, "una técnica habitual en aquellos siglos, el contrafactum, al que se recurría para celebraciones especiales o para adaptar canciones profanas exitosas a la liturgia eclesiástica", explica Lambea.

La adaptación, en este caso, es responsabilidad del equipo de investigación de Música Poética, compuesto por los ya citados Mariano Lambea, Angels Recasens (hasta 2007), además de Lola Josa, filóloga de la Universidad de Barcelona y especialista en la literatura de la Edad de Oro, y Albert Recasens, musicólogo y productor de Lauda Música. Entre todos ellos, ilustran poética y musicalmente, los pasajes más significativos de las obras escogidas. Este trabajo interdisciplinario se ha puesto a menudo como ejemplo de transferencia de conocimiento de las humanidades, ya que se está generando un nuevo producto de interés social al unir los resultados de diferentes disciplinas del arte y las humanidades.

Ahora, entre los planes futuros, están continuar la trayectoria iniciada y hacer nuevos discos, normalmente enmarcados en el ámbito de alguna celebración y abiertos a propuestas de otras instituciones, como con la grabación de "El gran burlador", encargado por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales para conmemorar del 250 aniversario del nacimiento de Mozart (1756-1791), en 2006. También están valorando, avanza Lambea, "preparar grabaciones dedicadas a las obras de Góngora, de Lope de Vega y, nos gustaría mucho, de Calderón de la Barca".